Pectorales con silicona, implantes para hombres

El pecho es una parte fundamental en la estética del hombre. Define la parte superior del tronco y a partir de él se define la forma del cuerpo de un hombre. Un pecho hundido o flácido, no cumple con el canon actual de belleza, por eso hoy en día no son pocos los hombres que optan por la cirugía, poniéndose implantes o prótesis de silicona en sus pectorales, mejorando así la forma de su cuerpo. Implantes de silicona para hombres

El pecho bien proporcionado en los varones es un símbolo de masculinidad así lo ha impuesto la historia, el arte y la moda. Su ancho, proyección y forma nos habla de fuerza, protección y belleza así lo han escrito los filósofos y poetas.

 El varón moderno está tras la búsqueda del equilibrio de cuerpo, alma y mente. En esa búsqueda los ejercicios físicos forman parte de su rutina diaria, ejercitar los músculos pectorales es un paso obligado de entre sus tareas.  Cuando el pecho no alcanza las proporciones y formas que los parámetros de belleza dicta sea por un defecto en la forma de las costillas o por falta de desarrollo de los músculos pectorales la cirugía estética les puede ofrecer un cambio en esa forma o un aumento en el tamaño de los pechos.

Existen en el mercado prótesis de silicona con forma de pecho masculino en distintos estilos, que utilizados correctamente dará como resultado un cambio en las proporciones pectorales. La colocación de estas prótesis se la realiza en el quirófano de la clínica bajo sedación y anestesia local, a través de una incisión a cada lado de los pechos se introduce un implante en cada pecho, los cambios son inmediatos y evidentes.

 El mismo día de la cirugía el paciente regresa a su casa con faja puesta. A su trabajo podrá regresar a la semana de operado y ejercicios al mes de operado. Es una cirugía limpia , fácil de realizar y sobre todo satisfactoria tanto para el cirujano como para el paciente. La estética como la moda, es algo que evoluciona constantemente, cualquier operación a la que nos sometamos supone un peligro, las motivaciones tienen que ser claras y estar basadas en el sentido común y el aceptarnos tal como somos.

 Ponerse implantes de silicona en los pectorales es un acto que exige mucha responsabilidad. El canon de hombre en el que nos basemos dentro de unos años seguramente no tenga nada que ver con el que existe actualmente, probablemente la concepción que tenemos sobre el pecho masculino no cambie pero no podemos estar seguro de ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *