Historia de la estética, pasado, presente y futuro

nefertiti nos muestra la belleza a traves de la historiaDicen ques es bueno conocer el pasado para entender el presente, por eso hoy hablaremos un poco sobre la historia de la estética  su evolución a lo largo de los tiempos. Tal vez así comprendamos la situación actual y qué caminos podría tomar en el futuro.

La estética como reflexión sobre la imagen o más concretamente de lo bello que puede contener esa imagen, no ha sido algo que siempre se haya mantenido fijo. A lo largo del tiempo se han ido substituyendo unas a otras las diferentes visiones que se ha tenido de la belleza a lo largo de la historia. Estas visiones han venido muchas veces determinadas por la historia, la literatura o incluso la ciencia, no obstante ha sido la filosofía y su escala de valores la que ha configurado de una forma casi absoluta los planteamientos de la estética.

  En las líneas siguientes nos detendremos a analizar a grandes rasgos como se ha dado esta evolución en el pensamiento de lo bello y que características ha tenido.

  
  LA ESTÉTICA EN LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA.

              La estética en la antigüedad viene da la mano de Platón y de Aristóteles, quienes son los que formulan los principales postulados en torno a la belleza y el Arte, no obstante antes de ellos ya existían otra serie de filósofos que plasmaron sus ideas en torno a la belleza o el arte, tal es el caso de Homero o Hesiodo quienes hablaban de la inspiración del artista como regalo de los Dioses, esta idea fue más tarde completada por Píndaro quien a la acción de los Dioses le suma el esfuerzo personal. No es que esta serie de ideas, o mejor dicho su solución sea del todo filosófica, es más la pregunta que la respuesta, de ahí que finalmente Platón intente dar respuesta a todo esto desde un punto de vista netamente filosófico.

   

  EL CORPUS PLATÓNICO.

  Las ideas sobre la belleza y el Arte están recogidas en los diálogos de Platón  fundamentalmente y por lo que a su etapa de juventud se refiere, en Ión, Banquete y República, en su etapa media estas ideas sobre la belleza son recogidas en Fedro y por lo que a su etapa de madurez se refiere por el Sofista y las Leyes.

  En líneas generales la destreza (Techné) que conlleva todo Arte puede ser adquisitiva o bien productiva, esta última se dividiría en dos:

     a) Destreza de objetos reales, que a su vez dependiendo de quien la puede llevar a cabo, si los dioses o el hombre nos dan resultados diferentes, sirva como ejemplo citar a la creación de las plantas o la fabricación de las cosas respectivamente.

  b) Destreza de imágenes, que si ésta corre a manos de los hombre producirá la pintura y si corre a manos de los dioses producirán los sueños.

              Esta destreza está muy unida al concepto platoniano de mímesis, esto es, de imitación de la naturaleza, de este modo Platón puede llegar a concluir que si ya de por sí todas las cosas son imitación  con mayor o menor éxito de ideas que están por encima (las cosas son arquetipos de unas ideas superiores, sólo llegadas a contemplar por los filósofos), una mímesis de una cosas sería a lo sumo una imitación de una imitación y por tanto siempre sería inferior al objeto copiado, produciéndose por lo tanto una mayor lejanía con la idea primigenia (esto es de la única realidad).

              Por lo que hace referencia al concepto de belleza, para Platón éste se encuentra el la idea y no en el objeto arquetipo, no obstante se puede llegar a aproximarse a su conocimiento a través de bellezas parciales, pero ¿en donde se encuadra esta belleza parcial? según este filósofo se encuentra en donde existe un objeto que es beneficioso o agradable para los sentidos y en la proporción tal y como nos explica en sus diálogos de Hipias Mayor y Filebo; en cualquier caso siempre habría que comparar el artefacto bello con su idea para poder apreciar hasta que punto uno es partícipe de la idea abstracta del otro por lo que se necesitaría un juez, esto es un filósofo que conociendo el mundo de las ideas pueda juzgar con objetividad, también se necesitaría de un maestro que conociendo la idea pueda enseñar a otros sin llevarles por el error, de tal forma con que nos encontramos con una relación muy estrecha entre Arte y moralidad ya que éste en un primer momento, ha y tiene que ser censurado en un primer momento por el artista creador que ha de ser consciente de su responsabilidad social,  en un segundo momento ha de ser juzgado por aquellas personas cuya labor principal es el bien social, y finalmente un maestro decidiría si merece ser enseñado o no.

  Para Aristóteles  que parte de postulados diferentes a los de su maestro, los resultados serán también diferentes.

              Aristóteles piensa más bien que en vez de un mundo de las ideas en el que las cosas materiales son mero reflejo de aquellas, existen sobre todo las cosas, de las que en todo caso nosotros abstraernos una esencia (aquello por lo que se puede llegar a decir que algo es), de tal forma que hay que buscar la belleza de las cosas o de las acciones y en todo caso hacer una abstracción de aquellas.

               De esta forma Aristóteles piensa que la melodía y el ritmo, dentro de una proporción ordenada y de tamaño no casual son características que hacen bello un objeto o un tragedia.- De igual forma y por lo mismo, se puede encontrar belleza en aquellas cosas que no lo sean (y lo sería entonces su imagen) por lo que no debe de existir ningún tipo de censura ya que incluso en las emociones más exageradas, la piedad o el miedo en una tragedia se puede llegar a una purgación de las emociones y por lo tanto convertirlas en bellas.

  Tras Aristóteles vendrán otra serie de filósofos.

              Uno de ellos será Diógenes, quien dará paso al estoicismo, según esta corriente, la belleza se encuentra en una vida ordenada y llevada con decoro, por lo que el Arte ha de llevar consigo algo de moralidad, en cuanto al aspecto formal, esta belleza se observa en la armonía y la disposición de las partes con respecto al todo.

              Por lo que se refiere al Epicureísmo, éste relaciona la belleza con el placer, de tal modo que ahonda en la idea de una mayor importancia de la forma (que proporciona placer) que del fondo (se aleja de preceptos morales).

              Otra de las corrientes post-aristotélicas será en neoplatonismo, corriente que volverá a retomar los argumentos de Platón, de tal forma que se vuelve a hablar de la belleza de las cosas como algo por lo que el alma vibra al reconocer en el objeto algo parecido a ella (partícipe de una idea), no obstante se aleja de la consideración de que la simetría es la manera (en cuanto a la forma) de reconocer la belleza, ya que por un lado el color no es simétrico y sin embargo puede ser bello, o al contrario un cuerpo muerto ya no es bello pero sigue siendo simétrico. Por otro lado se formularán dos argumentos de los que en toda la Edad Media se estará haciendo eco:

  1) la belleza terrenal y su disfrute en la contemplación puede hacernos perder (distraernos) de una belleza infinita (más verdadera y única)

  2) Quien ha gozado con la contemplación de lo bello ya no necesita de otras bellezas particulares.

              Estos argumentos llevados por los pensadores medievales a sus últimas consecuencias dio lugar a una pérdida de la importancia de la forma en aras de su contenido.

   

  LA ESTÉTICA EN LA EDAD MEDIA

              De entrada la filosofía estética de la Edad Media se va a caracterizar por un rechazo a la belleza, o a lo que se había entendido hasta entonces por belleza por un lado porque a ésta se la considera pagana y por otro lado porque se la hace responsable de distraer la atención de lo verdaderamente fundamental como lo es el contenido.

     Puestas así las cosas el primer teórico medieval será San Agustín,  éste recogerá en gran medida la herencia de Platón, y hablará de una serie de características de un objeto para que este sea bello,

  A) En primer lugar menciona a la Unidad (en la medida en que gracias a ella se puede comparar y así poder juzgar en un sentido bastante platónico -ahora cristiano- la obra;

  B) En segundo lugar el número, importante ya que todo está en su sitio gracias a un número

  C) La proporción

  D) El Orden, que hace que se puedan agrupar las cosas respecto a un fin

  E) La Norma, por la cual se puede juzgar la obra, no es relativa, sino que por “Iluminación divina” que tiene el espectador la puede comparar con un orden ideal y establecer un juicio.

  Después de San Agustín entra en la escena filosófica santo Tomás de Aquino,  quien y dado su bagaje aristotélico reformulará el concepto de belleza.           

              Sto. Tomás siguiendo la tradición Aristotélica, piensa que la percepción de la belleza es un especie de conocimiento, del tal manera que se extrae de un objeto la forma que le hace ser lo que es, definiendo belleza de dos maneras, en primer lugar como “lo que utiliza el movimiento del apetito en forma de descanso en la forma deseada” y “belleza es aquello que agrada a la vista”. En cualquier caso según santo Tomás han de darse tres condiciones para que se de belleza:

              a) Integridad o perfección (lo roto nunca puede ser bello)

              b) Proporción o armonía (relación entre las partes del objeto con el todo y con quien lo percibe)

              c) Luminosidad o claridad (que es el resplandor de la forma)

              Existe además una clara relación entre belleza y bondad de tal forma que algo bueno por necesidad ha de ser bello (si bien en este caso la belleza puede que se de a su manera y no sea tan fácil de descubrir.

   

  LA ESTÉTICA EN EL RENACIMIENTO.

              Se vuelve en cierta medida hacia un nuevo Neoplatonismo de la mano de Focino quien considera a la contemplación como el estadío en donde el alma sale para emigrar a una conciencia puramente racional de las formas platónicas. De esta forma siempre, bien para contemplar una obra, bien para crearla, es necesario un desapego de lo real y poder acercarse a la experiencia de belleza. Siendo necesario para esta experimentación que ésta sea captada por las facultades intelectivas (vista, oído e inteligencia) y no por los sentidos inferiores.

   

  LA ESTÉTICA CON EL RACIONALISMO CARTESIANO.

              Descartes propiamente no escriba nada entorno a la estética o a la belleza, no obstante y gracias a su Método, otros pudieron y supieron aplicarlo a la teoría estética. De esta forma sus métodos y conclusiones sirvieron de base para la nueva estética Neoclásica del siglo XVIII.

              Este método se centrará en los siguientes puntos:

  a) Claridad conceptual

  b) Rigor deductivo

  c) Certeza intuitiva de los principios básicos

              El Arte pues y para los cartesianos será la imitación de la naturaleza, incluyendo ésta  lo universal, lo normativo, lo esencial, lo característico y lo ideal.

              Un cartesiano será Baumgarten, quien con la teoría  cartesiana del conocimiento llega a hacer un intento más sistemático de la metafísica del Arte, de tal modo que piensa que la visión del Arte implica una forma particular de conocimiento “conocimiento sensorial” llamado estética (término usado por primera vez); para Baumgarten el Arte ha de basarse en la imitación de la naturaleza por medio de signos (los que nos ayudan a comprender la imitación.)

   

  LA ESTÉTICA EMPIRISTA.

              Una de las características más tratadas por este movimiento filosófico será el de la imaginación y el papel que juega ésta en la creación artística:

  – Para los racionalistas la imaginación será la facultad registradora de imágenes y combinadora de ellas (no jugando por tanto ningún papel en el conocimiento)

  – Según Bacon la imaginación está situada al mismo nivel que la memoria o la razón

  – En el caso de Hobbes dentro de la imaginación habría dos categorías:

  * Imaginación simple: sería algo pasivo, algo así como los fantasmas que vienen tras la sensación

  * Imaginación compuesta: La producida por el principio de asociación que crea nuevas imágenes ordenando las viejas

              Otro de los problemas que tratará este movimiento filosófico será el de la teoría del gusto:

  – Según Shaftesbury el gusto tiene un sentido moral a aquel ojo que capta la armonía a la vez que las formas estéticas y éticas.

  – Para Addison asocia el gusto a la capacidad de discernir las tres cualidades que originan “Los placeres de la imaginación”:

                                      * Grandeza como igual a sublimidad

                                      * Singularidad como igual a novedad

  * Belleza (entendida como “la facultad de formar la idea de belleza en presencia de ciertas cualidades de objetos capaces de suscitarla.

              Otros pensadores empiristas se centrarán en el problema de la belleza, así:

  -En el caso de Hutcheson, el sentido de la belleza no depende del juicio o la reflexión, ni responde a aspectos intelectuales o utilitarios del mundo, ni depende de asociaciones de ideas, sino que sólo se da en un objeto cuando éste presenta una mezcla adecuada de uniformidad y variedad.

  – Según Hume,  la Belleza es “aquel orden o disposición de las partes que, o por constitución primaria de nuestra naturaleza o por costumbre o por capricho resulta apto para procurar placer y satisfacción al alma.

  – Burke por su parte buscará unas condiciones necesarias y suficientes de la belleza, éstas las encontrará:

  * A un nivel Fenomenológico, en donde estarían las cualidades objetivas que permiten suscitar en nosotros sentimientos de belleza y sublimidad, las cualidades de la sublimidad serían: la oscuridad, la fuerza, la privación, la variedad, la inmensidad. Y las de la Belleza serían: lo femenino y objetos pequeños, suaves y delicados.

  * A un nivel fisiológico, en donde estarían aquellos aspectos que permiten a las cualidades perceptivas evocar sentimientos de belleza y sublimidad.

              Otro de los aspectos en el que los empiristas reflexionaron fue el de la norma, llegando a la conclusión que la norma o criterios de juicio han de establecerse reflexionando inductivamente sobre aquellas características de la Obras de Arte que las hace más agradables a un espectador cualificado, es decir a un observador con experiencia, sereno y sin prejuicios.

              En definitiva el movimiento empirista se va a centrar en los siguientes puntos:

  a) Fenómenos estéticos derivados de la asociación

  b) Las cualidades estéticas

  c) La reflexión sobre la naturaleza

  d) La justificación de los principios críticos.

   

  LA ESTÉTICA EN EL IDEALISMO ALEMÁN.

  El primer filósofo que dentro de esta corriente idealista se va a preocupar por los problemas estéticos será Kant,  él parte en primer lugar de un problema: Si los juicios son subjetivos ¿Cómo justificar su validez general?, es por ello que para salir de este dilema recurre a las categorías del juicio del gusto:

   a) Consideración del gusto no bajo un concepto, sino como una satisfacción independiente del deseo y del interés.

   b)  Este juicio no exige ser respaldado por razones (ningún argumento obliga a nadie a un gusto determinado

  c) Un objeto posee intencionalidad sin intención

  d) Un juicio es necesaria referencia a la satisfacción estética (los otros deberían de experimentar las mismas satisfacciones que nosotros.

              Una vez esgrimidas todas esta categorías, el problema se va a centrar en la validación, esto es ¿Cómo legitimar su exigencia de necesidad y la universalidad subjetiva?, problema que Kant resuelve argumentando que sólo si se demuestran las condiciones presupuestas a tal juicio no se limitan al individuo que lo emite, sino que se adscriben a todos los seres racionales; a la vez que aclara que si el juicio implica argumentos éste puede ser discutible, pero si no los implica nunca será discutible.

              Otro problema estético que va a centrar la filosofía kantiana, va a ser la cuestión de lo sublime, la cual según el filósofo surgirá de dos formas:

  a) Lo sublime matemático, esto es, en la naturaleza nos enfrentamos a algo tan vasto, que nuestra imaginación desfallece al intentar abarcarlo, de ahí que hayamos de recurrir a la razón capaz de alcanzar la totalidad infinita.

  b) Lo sublime dinámico, esto es, una fuerza abrumadora frente a la cual la debilidad de nuestro yo nos hace conscientes de nuestra dignidad en cuanto seres morales.

              En definitiva Kant concluirá que lo estético tiene constancia en sí mismo, independiente del deseo y el interés del conocimiento o la moralidad, y que los valores estéticos sirven a un fin y a una necesidad moral ennobleciendo el espíritu humano.

              Otro de los filósofos que pertenecen a la corriente idealista será Schiller, quien y siguiendo a Kant considerará el Arte y la belleza como medios a través de los cuales la humanidad avanza desde un estadío de existencia sensible a otro racional y por lo tanto humano.

              Otro filósofo de la misma corriente será Schelling, quien partirá de un punto de vista absoluto que supera la dicotomía kantiana, de tal forma que según sus textos, “ En la intuición artística el yo es a la vez consciente e inconsciente en una pieza” (hay a la vez deliberación e inspiración, libertad y necesidad. )Así el idealismo transcendental de Kant se va a convertir en un absoluto. Este mismo filósofo dado las conclusiones que extrae terminará definiendo el Arte como “El medio por lo que lo absoluto aparece rechazado”, esto es, el medio por el que las infinitas ideas son expresión de las diversas potencias implicadas en la suprema identidad absoluta del yo, se materializan o encarnan en formas finitas.

  Hegel será el último de los filósofos de esta corriente, quien aplicando la dialéctica a las formas artísticas ve en ellas una evolución conforme a sus postulados, es por este motivo que según Hegel, tendríamos la siguiente evolución artística:

  a) Arte oriental simbólico: En donde la idea se supedita al medio (Tesis)

  b) Arte Clásico: En donde existe un equilibrio entre idea y medio (Antítesis)

  c) Arte Románico: En donde el medio se supedita a la idea (Síntesis)

   

  LA ESTÉTICA EN LA FILOSOFÍA ROMÁNTICA.

              Dentro de esta corriente se va a considerar al Arte como la expresión de las emociones personales del artista, de ahí que la imaginación juegue un papel determinante, imaginación entendida “Como facultad inmediatamente captadora de verdad, distinta y acaso superior a la razón y al entendimiento” (un don especial del artista que en estos momentos pasa a ser considerado como un genio), esto es la imaginación como facultad unificadora que disuelve y transforma los datos creando novedad (en este sentido diferente a la fantasía que según los románticos, sería una especie de memoria ,que sólo sirve para operar asociativamente.

              Uno de los filósofos que seguirán esta corriente será Schopenhauer, quien considera  a las ideas como entes que se encarnan en unas formas para presentarse en nuestra contemplación de las obras de arte.

  Nietzsche  será también otro filósofo romántico, quien considera que el Arte es un sí a la vida, es la conjunción de dos impulsos, uno el dionisiaco que es una gozosa aceptación de la existencia, otro el apolíneo, que implica una necesidad de orden y proporción.

            

  LA ESTÉTICA REALISTA.

              Dentro de esta corriente filosófica se va a tener en cuenta fundamentalmente la responsabilidad social del artista, el arte por un lado en palabras de Zola ha de ser frío y analítico de tal modo que aborde la virtud y el vicio tal y como son, por otro lado ha de tener un contenido social que sea (en palabras de Morris) “la expresión de la felicidad del hombre en su trabajo, un arte hecho por el pueblo y para el pueblo.

  Uno de los pensadores de esta corriente va a ser Tolstoi,  quien va a considerar al arte fundamentalmente en su papel de comunicación, una comunicación que lleve a los hombres ciertos ideales que lo engrandezcan como es el caso de la fraternidad.

            

  LA EVOLUCIÓN ESTÉTICA CONTEMPORÁNEA.

              Existen un sinfín de corrientes, nombre y tendencias; pero que en este caso nos detendremos en las más importantes:

  TEORÍAS METAFÍSICAS DEL ARTE:

              Cuyo representante sería Benedetto Croce, para él la estética sería la ciencia de las imágenes, el conocimiento intuitivo, al igual que la lógica es el conocimiento de los objetos. El Arte para él sería expresión, en sentido subjetivo, de tal forma que el mal arte no es por expresar mal una intuición sino por no haber intuido correctamente una impresión.

  Para Bergson,  la intuición (entendida como el hecho autoconsciente) es lo que nos permite entrar en el Elam vital, es la realidad última que nuestro intelecto deforma.     

  EL NATURALISMO ESTÉTICO:

              Esta corriente entendería el arte como culminación de la naturaleza, por lo que el Arte sería expresión en la medida en que en los objetos expresivos se da una “fusión” de “sentido” en la cualidad presente.

  EL ENFOQUE ESTÉTICO SEMIÓTICO:

              Esta corriente piensa entorno a la función del lenguaje, por lado existe una función referencial, y por otra emotiva, y es en esta en donde se encuentra el Arte, de tal forma que los juicios de belleza y de otras categorías estéticas son emotivos.

  LA ESTÉTICA MARXISTA LENINISTA:

              Marx consideraba al arte como parte de la superestructura, por lo que éste como cualquier otra forma de cultura venía condicionado por las características socio históricas, fundamentalmente económicas, por lo que el Arte era un reflejo de la realidad, otro problema más difícil sería el del considerar al arte como instrumento de lucha o como resultado de esa lucha, en cualquier caso el problema se soluciona hablando de la dialéctica que se establece entre sociedad y arte, de tal forma que ambas se interactúan siendo las dos causas y consecuencias de la otra.

              Dentro de esta corriente de pensamiento se situaría el realismo socialista, arte oficial de la nueva URSS, en el que el artista había de reflejar el movimiento de las fuerzas sociales, representando a sus personajes como expresión de esas fuerzas.

  LA ESTÉTICA FENOMENOLÓGICA Y EXISTENCIALISTA:

              En líneas generales esta corriente va a considerar al Arte como cosa independiente del artista y del espectador.

  LA ESTÉTICA DEL EMPIRISMO:

              Esta corriente quiere encontrar una estética científica, para ello se basa fundamentalmente en la Psicología; por un lado se toman las leyes de la percepción de Gestalt, y por otro la teorías freudianas que dan lugar a la utilización de conceptos como empatía, distancia psíquica, sinesteria…

  LA ESTÉTICA ANALÍTICA:

              Es un análisis reconstruccionalista que intenta clarificar el leguaje del Arte.

fuente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *