Estética para la tercera edad

Cuando llega la tercera edad, las arrugas ya no solo son una preocupación de estética femenina, sino el necesario cuidado de la piel ante un  signo evidente del envejecimiento de nuestro cuerpo.

Su prevención y eliminación, motivo de búsqueda investigadora de múltiples especialistas en todo el mundo, no puede hallarse por artificios milagrosos, sino en resultados convincentes de tratamientos médicos.

Publicado en la revista Archivos de Dermatología, un artículo sobre la formulación de una crema para reducir esos repudiados pliegues de la piel, se debe a científicos de la Escuela de Medicina de la universidad norteamericana de Michigan.El caso es que la crema, contentiva de retinol (un compuesto de vitamina A), no solo logra que la piel retome su aspecto juvenil, sino también mejora los niveles de importantes elementos químicos, conocidos como reparadores dermatológicos.arrugas en la tercera edad

Todo parece indicar que el retinol, que se encuentra en numerosos productos cosméticos actualmente en el mercado, acciona sobre la piel, contrarrestando la lógica falta de colágeno cuando el organismo envejece, lo que hace que la epidermis adelgace y se torne menos suave.

Probada en cerca de 40 pacientes con una edad promedio de 87 años, durante un período de 24 semanas, la crema reduce de forma significativa las arrugas y la aspereza.Según el Doctor Mario Marini, presidente de la Sociedad Argentina de Dermatología, el retinol no irrita y puede usarse en cualquier época del año, con resultados exitosos en un amplio diapasón de pacientes.
Sin ser concluyente ni absoluto, lo cierto es que el tratamiento de cremas sobre la base de retinol resulta efectivo para evitar el deterioro de los años, al incentivar la producción del colágeno en el organismo y volver más resistente la piel.
Los resultados, al decir de los dermatólogos, son relevantes dado el incremento de la población de edad avanzada en el mundo, ya que se convierte en una solución para tratar la piel de los ancianos, sumamente susceptible en relación con el sanamiento de heridas y la formación de úlceras.
Las conclusiones consolidan los conocimientos existentes sobre la acción de la vitamina A, pues se sabe que mejora las capas superiores de la piel, al aumentar la regeneración celular e incrementar la de colágeno, el compuesto que da textura a la piel.

De vejez y vida web dedicada a este grupo de personas tan importantes.

La tercera edad no está reñida con la belleza tanto física como mental, la estética nos aporta a ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *