Como bajar de peso facilmente

La teoría de los alimentos de calorías negativas o también llamada de la “comida quemagrasa“, se basa en que algunos alimentos contienen menos calorías que las que ellos mismos necesitan para ser digeridos, entonces, comiéndolos, se perdería peso.

Por ejemplo, si usted come 40 gramos de apio, que contiene 7 calorías, quizás su cuerpo queme 30 calorías para digerirlo.

Por tanto, se consumirían 23 calorías netas, perdiendo peso.

Este tipo de alimentos quemagrasas o de calorías negativas son verduras como la lechuga, cebolla, espárragos, o frutas como la mandarina, los limones, manzanas.

Entre los alimentos con “calorías negativas” se destacan:

  • Apio
  • Naranjas
  • Fresas o Frutillas
  • Pomelos
  • Zanahorias
  • Lechuga
  • Limones
  • Tomate
  • Pepino
  • Sandía
  • Coliflor
  • Manzanas
  • Calabacín
  • Espárragos

Esta teoria está basada el libro “Foods that Cause You to Lose Weight: the Negative Calorie Effect”, de Neal Barnard.

Estas ideas son objeto de muy controvertidas opiniones. Robert Eckel, un profesor de medicina de la University of Colorado especialista en nutrición, piensa que el concepto es “ridículo”, desafiando los principios de la ciencia, asegurando que no hay comida que pueda ser asociada a una pérdida de energía.

Por contra, esta teoría tiene una gran acogida en Internet con muchos sites que defienden dietas de alimentos de calorías negativas.

De todos modos, todos esos alimentos son probados excelentes antioxidantes y muy saludables.

 

Aprende a entender tus ansias de picar entre horas                                                                                                       

 

Cuando estamos muy cansadas, tristes o aburridas solemos tener unas ganas irrefrenables de comer algo dulce o rico en hidratos de carbono. A todas no has pasado en más de una ocasión.

¿Sabes por qué sucede esto?

Primero de todo, debemos hablar sobre la serotonina, ya sabes, la hormona que nos hace sentirnos bien. Los desequilibrios hormonales y las dietas pobres hacen que nuestros niveles de serotonina sean bajos. Para compensar, nuestro cuerpo busca la opción más rápida y accesible: azúcares e hidratos de carbono simples (en forma de chocolatinas, patatas fritas, bollos o bebidas azucaradas) que nos proporcionan una rápida (aunque breve) dosis de serotonina. Dado que esta dosis de bienestar no es duradera, sentimos la necesidad de seguir comiendo.

Hay tres factores básicos responsables de estas ansias por comer:

* Desequilibrios hormonales

Si padeces algún desequilibrio hormonal, como por ejemplo, eres resistente a la insulina, las células de tu cuerpo no son capaces de absorber la glucosa del riego sanguíneo. Por este motivo, nuestro cuerpo decide almacenar todas las calorías en forma de grasa, lo que conduce a la obesidad, la diabetes y las enfermedades coronarias.

Y lo peor, dado que nuestras células no pueden absorber la glucosa que necesitan, nuestro cerebro nos sigue pidiendo que consumamos más azúcar o hidratos que igualmente, no podremos utilizar.

Nuestro médico será capaz de diagnosticar este problema con un simple análisis de sangre.

* Dieta

Si no seguimos una dieta variada y equilibrada, nuestro cuerpo no tendra cuviertas las necesidades nutricionales mínimas diarias y tendrá hambre, lo que nos hará consumir lo primero que pillemos.

Por eso, debes aprender a comer correctamente.

* Fatiga adrenal

Si padeces estrés excesivo o sufres de insomnio, te sentirás cansada todo el tiempo. Esto conduce a la fatiga adrenal y a su vez a las ganas de tomar azúcar, hidratos de carbono o café para elevar los niveles de serotonina y hacernos sentir mejor.

En este caso, debes aprender a relajarte y delegar para que los nervios no se apoderen de ti.

¿Cómo superar las ganas de picar entre horas?

Lleva una dieta sana, no te saltes nunca el desayuno, toma algún suplemento nutricional, realiza ejercicio y rodéate de buenos amigos y amigas.

Tu metabolismo se curará si le proporcionas el apoyo nutricional y emocional que necesita. Puede llevarte algún tiempo. Se constante.

Recuerda:

– Come cada 3 horas. Cuando nuestros niveles de azúcar en sangre disminuyen, es cuando sentimos esas ganas irrefrenables de llevarnos algo a la boca. Combátelas realizando pequeñas comidas saludables a lo largo del día.

– Bebe agua. La deshidratacion nos confunde y nos hace pensar que tenemos hambre. Un vaso de agua cada hora mantendrá nuestro estómago lleno y nuestro organismo hidratado.

– Espera. Si has comido bien y estás hidratada pero sientes ganas de comer algo más, espera. Mantente ocupada con otra cosa y ya verás como se pasará.

– Lleva siempre contigo tentempiés sanos. Una pieza de fruta, unas verduras crudas, unos frutos secos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *